Fashion

La política de la adrenalina

6 Abril, 2011

Cuando hace algunos años, comentábamos con nuestras amistades lo ocurrido el 2006 y la presencia de Ollanta Humala en la escena política nos decían que estábamos exagerando, que el Perú es otro país, que el consumo se disparaba y nos tildaban de aguafiestas, negativos o palabras por el estilo.

Hoy, cinco años después estamos prácticamente en la misma situación. Un tiempo en el que la propaganda estatal nos ha bombardeado de cifras, convenios y gastronomía por doquier, y mucha parte de la prensa ha estado entretenida con los líos de nuestra pseudo farándula.
Mientras esto ocurría y recibíamos la bendición de las entidades financieras internacionales, la caja del BCR reventaba de reservas, Ancash la región que más dinero recibía por canon minero era la que menos ejecutaba de su presupuesto público, algo sobre lo que también nos habla nuestro columnista Germán Lench en esta edición.
Pero no sólo eso, ninguna reforma se acometió, la tímida reforma educativa se suspendió, la del estado se paralizó, la inseguridad con la subversión y delincuencia aumentó y la convulsión también, espantando la inversión. En fin, la prosperidad y estabilidad se limitaba a muy pocas y unas cuantas zonas, generalmente urbanas.
En el resto del país, especialmente la sierra sur y la selva, y aún en zonas de sierra de Lima, la situación no mejoró. Casi 10 años después de un crecimiento económico de tasas chinas, la pobreza es-si las cifras son correctas- de 30%. Es decir, aproximadamente 9 millones de peruanos se encuentran en esa situación y más de 2 millones no comen.
Leer Mas

¡Seguridad, por favor!

1 Marzo, 2011

Uno de los problemas seculares en los últimos tiempos, que se ha agudizado, es la seguridad ciudadana. Un fenómeno que nos afecta de modo transversal y democrático, es decir, sin distinción de raza, credo o posición social.

La inseguridad en las calles es una de las características de nuestra ciudad, pero también de nuestro país. Todos los días vemos y escuchamos noticias sobre crímenes y delitos, muchos hemos sido alguna vez víctimas de esta ola de delincuencia que convierte a nuestra ciudad y a nuestro país en un lugar poco recomendable para vivir. Esto se puede ver desde los escaperos de ciertas zonas de Lima, los marcas, aquellos que hacen “mudanzas”, por así decir, los estafadores por teléfono, los ladrones de autos, equipos y un sinfín de modalidades que tardaríamos en enumerar.
No podemos desconocer que la criminalidad es problemática en ciudades grandes como Miami o Detroit, en EE.UU., con tasas tres veces más altas que el promedio nacional (Danielle Kurtzleben en US News, Yahoo News el 18/2/2011).
Pero el problema de Lima es que no sólo los delitos han aumentado su incidencia, en vez de disminuir con el supuesto aumento de la prosperidad económica, y según el gobierno, reducción significativa de la pobreza. Contrariamente, en los últimos años la criminalidad ha incrementado su presencia y violencia. Si antes los ladrones se contentaban con sacarle a uno la billetera subrepticiamente, hoy nadie está libre de una paliza, un tajo o una agresión sexual, y delitos como el narcotráfico, la extorsión en el norte, el contrabando, las clonaciones de tarjeta de crédito y también la execrable trata de personas con fines sexuales, esclavizante y mendaz, se ha incrementado escandalosa y peligrosamente. Y también las violaciones y la pedofilia.
Leer Mas

Justicia pendiente

30 Enero, 2011

Cualquier ciudadano que haya tenido que ir al Poder Judicial ha vivido una vía crucis. Sea por su falta de predictibilidad, sus plazos interminables, o su indolencia.

Desde siempre, la justicia peruana ha tenido estos problemas, pero quizás el más grave sea el de su independencia. A través de su historia, el Poder Judicial siempre ha sido presionado o influido por el poder económico y político de turno. En los últimos cuarenta años hemos visto generales, asesores, políticos e incluso presidentes que lo han buscado o usado como un brazo de extensión.
Además de esta situación, de por sí grave, la administración de justicia exhibe otras carencias: falta de personal calificado, órganos de control ineficientes, pobre infraestructura e incluso espacios reducidos donde se almacenan legajos o de expedientes de 100, 200 o 300 páginas, cuales mamotretos, procesos interminables y burocratización. Esto para no hablar, por ejemplo, de la corrupción, la duración de las audiencias y la lectura de fallos.
La justicia es pues para el común de los ciudadanos, con pocas excepciones, un mal producto, un mal servicio, que no solamente no soluciona los conflictos entre las partes sino los agrava, o a veces, increíblemente los crea, como cuando ordena medidas sin evaluar su impacto económico, habeas corpus o medidas cautelares sin unidad de criterio, o sin criterio, o falla de manera distinta en casos similares.
Leer Mas

Salud es bienestar

30 Diciembre, 2010

La salud es indispensable para el desarrollo. Sin salud no podemos trabajar bien, y entonces producimos menos o con menor calidad. Sin salud física y mental no lograremos desplegar todas nuestras potencialidades. Sin salud mental, los lazos familiares se deterioran, tanto como nuestros lazos sociales.  

La salud es pues uno de los componentes destacados del Índice de Desarrollo Humano, al igual que el nivel de ingresos. Y en este aspecto crucial, todavía nos falta mejorar, tanto a nivel nacional como regional.
La ciencia médica se ocupa, como es lógico, de mejorar nuestras expectativas de vida, pero al Estado le compete generar las condiciones mínimas para acceder a un estándar mínimo de salud, especialmente si consideramos que es un derecho constitucional. 
Sin embargo, a pesar de estos años de crecimiento y del rol crucial que tiene la salud en el desarrollo de un país, debería preocuparnos que en el Perú, la tuberculosis se haya hecho más resistente, que el cáncer de cuello uterino tenga una incidencia alta, que el dengue y el Mal de Chagas reaparezcan y que el SIDA se siga propagando, especialmente en los sectores más pobres de la población, o que el Ministerio de Salud tenga que velar por los hospitales (olvidando las postas médicas y policlínicos) o desviar su atención en aspectos logísticos o salariales, descuidando aspectos tan vitales como el acceso masivo a los medicamentos genéricos, la difusión de la salud preventiva (y de la atención primaria) o la investigación científica, entre otros asuntos del sector.

 

Leer Mas

Economía y política: Vueltas en círculo

2 Diciembre, 2010

Este año, la economía peruana puede crecer hasta 9%, una tasa alta, al igual que años anteriores, con excepción del 2009 cuando se obtuvo 0%, como nos señaló el ex viceministro de Economía Waldo Mendoza en nuestra edición de agosto del 2009, un hecho sin duda beneficioso, ya que el crecimiento aumenta la producción y la demanda de bienes y servicios, generando ingresos para el estado y la microeconomía. Es decir, para la familia y las empresas.

Sin embargo, para que el crecimiento económico se traduzca en una pobreza no mayor del 10% y se elimine la pobreza extrema (léase miseria), es necesario realizar reformas estructurales en los sectores como Educación, Justicia y Salud, o Seguridad Interna.
Es cierto también que los logros destacables en el llamado “clima empresarial”, según el “Doing Business” y en el “Índice de Desarrollo Humano”, son positivos, pero no suficientes para los ciudadanos que anhelan ver un país con mejores estándares de vida.
En el “Doing Bussiness” se revela que las trabas a la inversión se producen mayormente en las municipalidades y no en el gobierno central. En una nota reciente (25/11/2010), el Diario Gestión mencionaba como ejemplo las demoras en sanear legalmente los terrenos de los municipios con mayor demanda de vivienda, como un factor que podría elevar el precio de los terrenos en 10% para el 2011, afectando el costo de los inmuebles.
Leer Mas

El rompecabezas electoral del país

1 Noviembre, 2010

A un mes de las elecciones municipales y sin resultados oficiales en muchos lugares, y con segunda vuelta, apenas se puede hacer un balance preliminar.

Lo primero que se puede decir es que a los partidos nacionales no les ha ido bien, o mejor dicho, tanto ha sido su miedo al fracaso, que partidos tan importantes como el APRA y el PPC, no han presentado candidatos en muchas municipalidades.
Lo que ha primado una vez más, es la aparición de movimientos regionales y locales que han desarrollado una agenda propia, porque probablemente, al igual que en el resto del país, no se identifican con los partidos tradicionales.
En este escenario se verán pues infinidad de candidatos para las elecciones del 2011, algunas en forma de alianzas, y otras temerariamente solas. En el APRA se eligió a Mercedes Aráoz, luego de coquetear con el PPC, y el ex alcalde Castañeda, quien está en tratativas con Perú para Todos del economista Drago Kisic, que puede proveer cuadros, algo que Solidaridad Nacional difícilmente dispone en este momento para elaborar y ejecutar un plan de gobierno.
Leer Mas

Lima: Transporte deficiente y tránsito caótico

1 Octubre, 2010

Uno de los problemas que nos afectan a todos los limeños por igual, junto con la seguridad, es el transporte. Si somos pasajeros y viajamos en transporte público tenemos que soportar viajes muchas veces prolongados o que se hacen interminables (aún cuando los trechos son cortos), unidades sucias, en mal estado, con choferes y cobradores de malos modales, un entorno del que sólo podemos librarnos con un MP3, o algo que nos distraiga.

Si nos encontramos al volante tenemos que soportar la imprudencia de estos choferes, conductores particulares, la incompetencia de la policía, las calles bloqueadas o en reparación (sobre todo en épocas de elecciones o a fin de año, sea por política o por improvisación). Al final queda la sensación que el país anda como el tránsito: no avanza, o lo hace con exasperante lentitud.
Los graves y hasta ahora insolubles problemas del tránsito se ocasionan porque empleamos un sistema de micro-transportación: unidades pequeñas como taxis, mototaxis, camionetas Van (o conmutadores, como se les denomina en EE.UU. y que en el Perú las vemos a menudo operados por las empresas hoteleras o de traslado y recojo en el aeropuerto), coaster, o las celebérrimas Combi, no aptas para una ciudad que está en camino de ser una metrópoli. Pero tal parece que la improvisación ha sido la norma. ¿O es un tema de voluntad política, en la medida que los transportistas constituyen bolsones electorales?
Leer Mas