Delincuencia: fuera de control


Estas escenas son de todos los días. Pollerías, chifas, fábricas, iglesias, autos públicos y privados, domicilios, locales comerciales, son asaltados con pérdidas de vidas humanas. Los peruanos somos víctimas de extorsión, estafas, violaciones, y amenazas. Y mientras esto ocurre, el estado, ni el Ministerio del Interior, ni la Fiscalía, ni el Ministerio Público hacen lo suficiente para proteger a los ciudadanos. Si en los 80 el país estaba a merced de la delincuencia subversiva, hoy pareciera estar en camino de estar sometida a la delincuencia organizada, que usa armas sofisticadas y tiene un estilo casi terrorista, con las consecuencias terribles en nuestra vida, y en la ya desacelerada economía. Fuente. Panamericana TV