Fujimoristas: tres voces y un dolor

Producida la severa crisis de Fuerza Popular, reseñamos las opiniones de tres personajes vinculados al fujimorismo vertidas al semanario “Hildebrandt en sus trece” el 9/11/18, las cuales coinciden en un punto, por lo demás evidente: Keiko Fujimori no da la talla.

Daniel Chuan: “Keiko debería dar un paso al costado. Le ha faltado humildad. Puede seguir en Fuerza Popular, pero no como su presidenta”.

El principal problema refiere Chuan es la falta de humildad. “Hay mucha soberbia no solo con los adversarios, sino con los militantes. Hice campañas de salud en los conos para Marco Miyashiro, Úrsula Letona y Kenyi Fujimori. Cuando resultaron elegidos, los fui a visitar pero nunca me recibieron. No iba a pedirles nada”.

Chuan Cabrera estuvo preso por el caso de las firmas falsas, y señala que tiene contacto con el líder. Sobre Mamani afirma que “nunca debió entrar al Congreso”.

Rolando Sousa, exabogado de Alberto Fujimori: “Se han cometido muchos errores, pero uno de los más cruciales ha sido la división con su hermano…deberían reflexionar sobre el momento en el que se encuentra el fujimorismo”.

“Parte del problema es que nunca se pensó que el fujimorismo podría tener votos para obtener 73 congresistas. No se hizo una buena selección".

“Rescato a Bartra, Saavedra, Torres, Salazar y Galarreta”. 

Sobre Becerril: “A veces esos estilos son necesarios. Pero los estilos no deben llevarte a hacer un circo en el Parlamento y no deben llevarte a dar opiniones sin sustento”

Los 3 coinciden que fue un error olvidar a la vieja guardia.

Daniel Espichán, quien fuera congresista fujimorista 1995-2000: “Se equivocó Keiko al sacar a toda esa gente veterana, como (Alejandro) Aguinaga, y Luisa María Cuculiza. Existen muchos parlamentarios de mi época como Ricardo Marcenaro y Oswaldo Sandoval, que pueden aportar. ¿Qué hacen los jóvenes? Veo al señor Pier Figari  y me parece que sabe un poco de política, pero no le alcanza para manejar un partido con una bancada de 73 parlamentarios. Participé en reuniones en el SIN, trabajó con Vladimiro Montesinos, por encargo de Fujimori. Nunca nos dijeron párense o levanten la mano ".

“Keiko Fujimori quiso hacer un partido diferente pero no le creyeron. Su grupo ha cometido muchos errores”.

“No creo que el 50% que votó por ella la odie, ni en encuestas hechas por enemigos”.

Ninguno de los tres mencionó como errores del primer fujimorismo la presencia de Montesinos, ni el descabezamiento del TC, ni la intervención del Poder Judicial y la Fiscalía, entre otros aspectos. Y del neofujimorismo la participación de Joaquín Ramírez, el nulo impulso a la modernizador del Estado y la presencia de personajes de oscuros a perturbadores.Además, Fuerza Popular fiscalizó el gobierno y le dio apoyo en algunos temas-lo cual era correcto- pero protegió a varios de sus cuestionadísimos congresistas, promovió leyes populistas, lo que le generó muchos anticuerpos.

Esta historia continuará.