¿Esquizofrenia paranoide?

Conocido el problema de la pandemia del Corona Virus en el mundo, y su alta incidencia en países como China, e Italia, y su llegada al Perú, es obvio que deben tomarse medidas.

La decisión de suspender las clases por 15 días por parte del gobierno de facto, en ese contexto, puede tener cierta racionalidad, pero al mismo tiempo, inducir a cuarentenas o inducidas por prensa cercana al régimen, que los seres humanos no nos saludemos con contacto físico suena, francamente, descabellado, o que ministras que han fracasado estripitosamente en la función pública salgan a dar consejos. 

Estamos hablando, es cierto, de una pandemia que ha ocasionado varias muertes en el mundo, pero obviamente no es la peste, ni un problema de salud pública.

La medida dictada por el régimen puede parecer, bajo esas luces, atinada, pero también es importante señalar que hasta solo se han detectado algo más de una treintena de casos, según el Instituto Nacional de Salud, lo que implica una incidencia es muy baja,

La otra posibilidad es, entonces, que esto corresponda a un plan propagandístico para tenernos distraídos con este problema, y olvidarnos de las reuniones entre secretarios del presidente, procuradores, y ejecutivos de Odebrecht, reuniones que en un contexto con congreso fiscalizador y prensa independiente ya habrían merecido su salida.

La pregunta, es entonces, si el gobierno utilizaría un tema de salud pública para generar una cortina de humo, para crear una esquizofrenia paranoide, y pensar que el fin del mundo está cerca. Y sobre este asunto, hay que recordar que nuestro sistema-por así decirlo-de salud públñica, funciona muy mal, y no ha mejorado en los últimos años. Que el presidente invoque a los ciudadanos a confiar en nuestro sistema, suena, francamente, a broma de mal gusto. El sector tiene una prueba de fuego por delante sobre la cual tenemos un "pronóstico reservado".

A la luz de lo que se ve de las cámaras, de la poca acción, de la opinión de varios doctores se entiende que por lo menos todas la medidas son, por lo menos, exageradas. Y el régimen pretende usarlas para silenciar una situación de denuncias por corrupción e incompetencia.

Si las acciones son tan necesarias, entonces, que la digamos, secretaria de Salud y su equipo le informen al país convenientemente. ¿O nos han ocultado información? El dengue y la anemia, por mencionar solo dos ejemplos, ocasionan muertes, y constituyen verdaderos problemas de Salud pública, donde el Estado ha hecho poco o nada

Desde los medios próximos a Palacio, por otro lado, se promueve una cuarentena, de verdad, ¿Esto se quiere? ¿Que la gente viva en un búnker, que no salga, que la economía se paralice aún más? ¿Han evaluado otras medidas, considerando que es una enfermedad, contagiosa pero de muy baja mortalidad?

Esperamos que el gobierno de facto- que seguirá siéndolo, así asuma un nuevo congreso, muy probablemente filo gobiernista- y su prensa no haga de esto una esquizofrenia paranoide, pero al parecer, ya es muy tarde para ello.