Aníbal Quiroga: “El régimen semipresidencial o semiparlamentario no se ha agotado”

Mientras que, para muchos, especialmente en la vertiente de izquierda, consideran que la Constitución ya se agotó, el Dr. Aníbal Quiroga, catedrático de la Pontificia Universidad Católica, constitucionalista, opina que, como muchas veces ocurre en la economía, el modelo no falla, sino quienes lo aplican.

Quiroga considera también, como muchos, que, en el caso del tortuoso camino de adelanto de elecciones, se ha obrado al revés: se propone la discutida reforma por sorpresa, y luego se la quiere forzar, y al igual que en otros casos, se busca lograr acuerdos forzados o bajo amenaza.

Ddlc: ¿Considera que, ante la actual crisis política, el régimen híbrido de la Constitución Política de 1993 se agotó? ¿Es este un conflicto constitucional o político

A.Q: El régimen semipresidencial/semiparlamentario de la Carta del 93 no se ha agotado. Lo que se han agotado son las actuales políticas públicas para ponerlo en vigencia apropiadamente. Los modelos no se “agotan”, se agotan los malos ejecutores de este y quienes no alcanzan a darle al modelo constitucional una adecuada interpretación y aplicabilidad. De hecho, ha funcionado adecuadamente por casi 20 años.

Ddlc: En caso de que el Congreso apruebe la propuesta de reforma del Poder Ejecutivo o que se fuerce la renuncia del presidente o éste sea vacado ¿qué beneficios trae un nuevo proceso electoral si muchas de las reformas del sistema electoral o relativas a los partidos políticos no se podrán aplicar en las elecciones de 2020?

A.Q: No. realmente, ninguno.

Ddlc: ¿Procederá la demanda de competencia que el Congreso tiene planeado presentar ante el Tribunal Constitucional?

A.Q: Pienso que sí.

Ddlc: Desde el punto de vista constitucional ¿es realmente una reforma constitucional la iniciativa presentada por el presidente, para adelantar las elecciones, o es una renuncia disfrazada?

A.Q: Toda reforma constitucional aterriza necesariamente en el Congreso, que es el “constituyente derivado” conforme a la propia Constitución, y todo proceso constituyente (cuando no proviene de un golpe de Estado o de una interrupción abrupta del período constitucional) debe estar precedida por un acuerdo o consenso político, ya que la Constitución pone para su reforma quórums muy altos. De eso se trata. 

La Constitución funda las bases de la república y, por lo tanto, no resulta positivo cambiarlas a cada rato. Por eso es por lo que la realización de la reforma es tan difícil, y requiere de un previo y gran acuerdo político. En el presente caso se ha hecho al revés: primero se propone de sorpresa la reforma, y luego se la quiere forzar o se pretende lograr acuerdos forzados o bajo amenaza.

Ddlc: ¿Es posible someter a confianza el proyecto de adelanto de elecciones?

A.Q: Considero que sí, pero esa confianza no es vinculante para el Congreso.

Ddlc: ¿Considera Ud. que hay equilibrio de poderes? ¿Si no es así, que habría que hacer para que se restablezca?

A.Q: Hay equilibro de poderes, pero la relación Ejecutivo/Legislativo está gravemente alterada desde las elecciones de 2016 con PPK, al no tener mayoría en el congreso, y que por la cifra repartidora Fuerza Popular obtuviera inicialmente 73/130 congresistas con el 36% de los votos en primera vuelta. Eso ha generado una grave distorsión que ha sido la fuente de todo el despropósito político que vivimos hasta hoy.

Ddlc: En un escenario de renuncia del presidente Vizcarra, ¿qué tan viable sería un gobierno de la Sra. Mercedes Aráoz? 

A.Q: Como ocurrió en el 2000/2001, y pasa siempre en la política, dependerá del consenso entre las principales fuerzas políticas. Ese no es un asunto teórico, tiene que construirse en la praxis política, sobre la base del verdadero respeto al texto constitucional.