La política genera expectativas negativas en la economía

Según lo previsto por el Ministerio de Economía y Finanzas la economía peruana tenía una proyección de crecimiento para el 2019, según el Marco Macroeconómico Multianual del 4.2%.

En el Mensaje a la Nación se mencionó 3.5%, aunque es muy posible que sea solo 3.2%.. El equipo económico actual del MEF está desde hace tiempo, en serios problemas técnicos, tras errarle las proyecciones de crecimiento para el 2019, donde el “ministro” Carlos Oliva afirmó que la economía crecería 4.2% en el PBI, y se contribuiría a la modernización del país. Evidentemente todo ha quedado en simples palabras.

Un factor negativo ha sido el escándalo de corrupción y la grave inestabilidad política que genera desconfianza en la mediana y pequeña inversión. La imprudencia y egoísmo del Ejecutivo y Legislativo, principalmente el primero, por objetivos diferentes, afectan la economía y generan expectativas negativas en el presente ejercicio fiscal.

La incertidumbre política preocupa porque el desempeño de la actividad económica es relativamente bueno, pero cuando los inversionistas observan la permanente crisis sienten temor, y las decisiones de inversión y de consumo- así como las contrataciones- se posponen, cuando no se cancelan.

El un reporte poficial, el BBVA afirma que "tenemos un persistente ruido político que genera una sensación de precariedad de las autoridades”

Por su parte, la Cámara de Comercio de Lima, por su parte, señaló que “la inestabilidad política y la incertidumbre que se generan por el enfrentamiento entre los poderes del Estado están afectando la dinámica económica del país. Las inversiones privadas comienzan a detenerse ante la incertidumbre, y son ellas las que constituyen un elemento clave si queremos mantener nuestro crecimiento”.

Las inversiones nacen en las personas, por lo tanto, lo más importante para nosotros es efectuar negocios a través de la cuerda de la confianza, de donde penden los mejores negocios por venir, en vista que constituye la piedra angular de la innovación, los servicios y el mundo de los negocios.

Un punto del PBI nos puede dar 50,000 puestos de trabajo formales. Sin embargo, actualmente no existe confianza en la pequeña y mediana empresa. La Inversión privada interna caerá, la inversión extranjera no crecerá, lo cual afecta la inversión no transable de la economía, como la construcción.

Robert Lucas, profesor de la Universidad de Chicago, Premio Nobel de Economía en 1995 con la teoría de las expectativas racionales, señala que las acciones futuras de los agentes económicos: inversión, precios, tasas de interés, tipo de cambio, tributos entre otras variables, son impactadas por previsiones acerca del comportamiento futuro de la economía.

Una interpretación de esa teoría permite concluir que quienes hablan negativamente de la situación económica, o donde no se aplica una política económica coherente de mediano y largo plazo como es el caso peruano, crean expectativas negativas de desconfianza que la empeoran.

Nuestro problema es el carácter inestable del crecimiento que, con este problema político, que tiene para largo, será mayor.  ¡Cuidado!

* Economista