Historia de la escena limeña: años ochenta

Este blog está dedicado a los lugares, personajes, programas de radio, grupos y la música en general que dio vida a nuestra escena durante aquellos inolvidables años Ochenta. En este espacio intento rendir un merecido reconocimiento a quienes hicieron posible el surgimiento de una nueva escena limeña, basada en la New Wave, el Punk Rock y el movimiento Gótico. Todos los relatos son de mi autoría. Espero lo disfruten y compartan sus anécdotas. Eduardo Lenti.

Martes, 17 de marzo de 2015

NO DISCO: la primera discoteca new wave en Lima

A Fines de la década de los Setenta, los nuevos estilos musicales provenientes de UK y USA como el Punk y la New Wave, tuvieron escasa repercusión en los medios de difusión Limeños. Las emisoras de radio no programaban New Wave y mucho menos Punk. No existían grupos nacionales que suenen como aquella novedosa música. El término New Wave era muy poco difundido. Inclusive era poco probable contactar con gente de gustos musicales similares. Más aún, estilos como la New Wave y el Punk fueron prácticamente desconocidos para la clase media y baja Limeña entre 1977-1979.

La entrada de la New Wave a Lima se filtró desde la clase alta. Las noticias las traía la misma gente. Aquellos quienes se habían dado una vuelta por Londres o New York y llegaban con la novedad de los discos, vestuario, accesorios y peinados de aquella generación del cambio. Al inicio, este círculo de amigos y conocidos fue muy cerrado. La idea de difundir esta música empezó en fiestas particulares. De hecho existen antecedentes en los ejemplares dominicales de los diarios de 1978, en donde se puede comprobar que todo se inició de esta manera.

Parte de la primera generación New Wave que asistió a fiestas particulares se trasladó de a pocos a un local llamado No Disco ubicado en un sótano de la calle Schell, frente al parque Kennedy, Miraflores. No Disco fue la primera discoteca Underground de la movida Limeña y abrió sus puertas en pleno 1979.

Aquella esquina de la calle Schell y Los Pinos fue un lugar muy concurrido por los adolescentes de la época. En la acera del frente teníamos el primer Pinball que apareció en Lima, y a la vuelta, el Bowling, por entonces, un sitio obligado a frecuentar. A unos metros de lo que años después fue La Casita, estuvo situado No Disco, en un sótano. Era inevitable darse cuenta que se trataba de una discoteca diferente, debido a la cola que se formaba en la puerta. Un letrero de luces de neón que decía “Rock ‘N’ Roll” avisaba que ese era el lugar indicado. Lugar que poco a poco se fue haciendo conocido gracias al rumoreo del mismo público que concurría.

Por entonces, todas las discotecas Limeñas difundían Funk, Soul, High-Energy y en general, la llamada música Disco, es decir, la música de discoteca. En oposición a todas las discotecas de la época surgió NO DISCO. Los responsables de la existencia de aquel lugar fueron Daphne Kaizer Lawrence (New York) “La Gringa” y su ex-esposo Manuel Villavicencios (Perú) “Chino Mañuco”. Eddy Wenzara también tuvo participación en la idea.

Daphne se inspiró en un conocido lugar de New York, lugar al que concurría con frecuencia, THE MUDD CLUB. En el Mudd también difundían New Wave, Punk y en general Underground Music, y surgió precisamente en oposición a Studio 54 y a la música Disco. Por The Mudd pasaron celebridades como Lou Reed, Johnny Thunders, David Byrne, Debbie Harry, Nico y Lydia Lunch entre otros. Fue un lugar de élite y vanguardia que cerró sus puertas en 1983, irónicamente, el mismo año que No Disco. Los Talking Heads mencionaban este club en una de sus famosas canciones: Life During War Time (1979) incluida en el album Fear Of Music... "this ain't no mudd club, this ain't no disco". Precisamente de esa frase salió el nombre de la discoteca Limeña.

Daphne tenía muy buenos contactos, conocía a quienes abastecían de las novedades de la New Wave a los clubs de New York, incluido el Mudd Club. ROCKPOOL PROMOTIONS fue uno de los introductores importantes de la nueva música, y también abastecieron mensualmente a No Disco de mucho material promocional (antes de su distribución para venta).

Daphne, desde Lima, se encargó de hacer los reportes de las canciones que gustaban en No Disco y que no eran difundidas por los medios de comunicación Limeños. De esta manera, la gente de Lima también ayudó a formar el movimiento. Los discos fueron llegando constantemente, convirtiendo el lugar en la semilla social para la generación del cambio. Un lugar fuera de lo común, inclusive por la propia actitud de su gente. Fue el primer point de moda y vanguardia en Lima, lugar en donde se podía socializar con gente de similar inquietud por la nueva música. Por entonces se decía que quienes andaban metidos en lo de las nuevas corrientes, todos se conocían entre sí. Se trataba pues, de una reducida élite.

Las palabras de mi amigo Martín Chaquí (un asiduo concurrente al lugar) son elocuentes…

“La No Disco abría de Miércoles a Sábado. Era costoso entrar… y difícil. Se tenía que hacer cola en la calle. Por cierto, cola muy atractiva ya que estaba compuesta por las chicas más bonitas que puedan imaginarse y por supuesto, la mayoría vestidas al New Wave Style, es decir como Go-Go Dancers, con extra-minis y medias con franjas horizontales, zapatos dorados o plateados, sin tacos, como los de ballet. Todo era alucinante. Algo realmente nuevo para cualquier adolescente de entonces. Y tengo razón en decirlo ya que cuando uno entraba, las paredes estaban pintadas en cuadrados blanco y negro, como un tablero. Los dos mozos (los hermanos bolas de Jesús María) bailaban cuanta canción les provocaba con los azafates en la mano llenos de cerveza. Era el único sitio en donde se encontraba una pantalla gigante a colores en esos años. Y en la cabina dos DJs. Un hombre y una mujer. Hablo de Napo, otrora glorioso pionero en el género, maestro, atrevido y desvergonzado para poner música, cualidad que lo hizo calificar inmediatamente para un lugar de esas características, un lugar al que concurría público exigente y excéntrico que tenía mundo y que viajaba. Conocían de música… a Napo lo asistía una Colombiana con una máscara de monstruo alucinante. Ella también trabajaba para No Disco como DJ… Ver los discos de todos los colores y de todas las etiquetas inimaginables junto con sus portadas, era indescriptible. Todo era vinilo. Los parlantes JBL, y los tornamesas Lenco, suizos, con agujas de diamante y contrapeso...

Los viernes y sábados la discoteca publicaba en la sección C de El Comercio, el ranking con las 100 canciones más escuchadas de la New Wave en el mundo, e invitaba al público a asistir a No Disco y bailarlas. Por supuesto que cualquier hijo de vecino que escuchaba cualquier radio comercial creía que le estaban hablando de mitología griega y de todo, menos de música…

El sitio, de buenas a primeras se convirtió en un lugar exclusivo de Lima. Veía ya por entonces a la gente bailar en solitario en la pista, tanto hombres como mujeres, y eso no se estilaba en ningún lugar. El baile era quebrando el cuerpo hasta tocar el suelo con las manos, quebrando las rodillas y los pies, ya se imaginan cuando ponían a Joy Division y los Sex Pistols. El baile del epiléptico no se hacía esperar. Lo más gracioso era que mucha gente se caía al suelo al saltar tanto. Se bailaba saltando. El lugar como todo buen lugar se hizo conocido y famoso, y dejó de ser exclusivo.

El letrero que había en la puerta decía ‘ROCK ‘N’ ROLL’ y era de neón. Cuando cerró el lugar, se lo llevaron al Biz Pix… La No Disco cerró porque simplemente se maleó. Se convirtió en un hueco. Eso fue en 1983”

Cuando la No Disco decide cerrar sus puertas por diferencias entre sus socios, el ‘chino’ Mañuco abre en 1984 la NO HELDEN en la calle Chincha, a unos metros de la Av. Wilson, Centro de Lima. En tanto su ex-socio, Eddy Wenzara, abre el mismo año BIZ PIX, en el sótano del Banco de la Nación, segunda cuadra de la Av. Pardo, Miraflores. El DJ de Biz Pix fue Napo. Los primeros años de los dos lugares fueron los mejores, pero todo eso forma parte de otra historia.

*DJ residente de NEBULA CLUB de Octubre 2005 a la actualidad, y antes de BAUHAUS, DJ residente de Marzo 1995 a Agosto 2005. Llevo publicados tres libros de Rock, casi medio centenar de fanzines y diversos artículos en revistas locales.

http://limaochentas.blogspot.com/2007/12/no-disco-la-primera-discoteca-new-wave.html?m=1