¿ Qué hacemos con el cobre ?

El Ministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, a la fecha no ha dado un mensaje claro al país de lo que sucederá en nuestra economía en el mediano plazo, sobre todo si el precio del cobre no se recupera y cae en el marcado internacional.

El explosivo crecimiento económico de China del 10% en su PBI, impulsó una demanda aparentemente insaciable por metales industriales justamente como el cobre, que representa una quinta parte de las exportaciones totales del Perú. Los precios de estos recursos naturales aumentaron como parte de un superciclo de las materias primas. China crecía a un ritmo aparentemente imparable y se convertía en el principal comprador de cobre en el mundo, consumiendo el 40% ciento de la oferta global del mineral para alimentar sus necesidades de infraestructura.

Pero ahora ese país está consumiendo mucho menos cobre y otros metales a medida que su economía se enfría seriamente, y su PBI crece a un 6%.

Sin embargo, para que se reduzca la pobreza necesitamos crecer 4% o más. Y para que ello ocurra requerimos divisas para financiar las importaciones básicas que necesitamos, como combustibles, insumos industriales, maquinaria y bienes de capital, y otros productos.

Nuestras exportaciones dependen fuertemente de la minería (oro, plata, plomo, zinc y cobre con algo de mineral de hierro y también fosfatos). La principal exportación minera del país es el cobre.

Si los precios de ese metal mejoran, crece el PBI, así como los ingresos fiscales, las reservas internacionales netas y la inversión. Somos el segundo productor mundial del metal.

Se debe destacar que el cobre representa el 30% de la producción minera nacional nuestra competitividad en su producción nos ubica dentro del primer cuartil de menores costos a nivel global.

Este metal se utiliza en autos, trenes, aviones, barcos, computadores, en la industria y en la conectividad de banda ancha. China requiere desesperadamente cobre para la distribución eléctrica, el cableado de las edificaciones, tuberías de agua y de gas o sistemas térmicos.

Entonces es fundamental tener una idea de cómo podemos hacer para que nuestra minería crezca, en particular el cobre. Existe la idea en algunos medios que es malo exportar materias primas y que debemos exportar productos Industrializados. La idea es simplista: no toma en cuenta que los grandes importadores, sobre todo China, quieren procesarlo para los usos que necesitan, que es principalmente para cables eléctricos.

La demanda en China para cableado eléctrico crece al 11% anual. Entonces, tenemos que trabajar para utilizar nuestra inmensa ventaja competitiva en producir, lo que el mundo necesita de la manera más económica y eficiente y con los mayores beneficios posibles para nuestro país, del punto de vista de trabajo y tributario.

Exceso de oferta: no se sabe a ciencia cierta cuando se estabilizarán o rebotarán los precios de los metales. El crecimiento de la demanda no solo se está desacelerando a causa de China, sino que hay un exceso de oferta. Los años de altos precios provocaron que los productores incrementaran la capacidad a un nivel, lo cual ya no es necesario.

*Germán Lench Cáceres

Economista