Agustín Figueroa: “La lucha contra la corrupción es una farsa”

El analista sostiene que la razón por la que algunos "notables" están presos, es por la acción de Brasil, que se vio forzado por Estados Unidos y Suiza. Foto: Expreso

El año que se inicia empieza con muchas incógnitas y panoramas no promisorios. Para Agustín Figueroa, economista formado en la PUCP, y periodista de larga experiencia en el análisis político, la lucha anticorrupción que se realiza en el Perú, tiene, como es obvio, varias cojeras, y varios elementos que provocan esas cojeras.

El experimentado periodista cree, que la primera lucha anticorrupción es la que genera el narcotráfico.

¿Este año ha sido duro, y con hechos que se pueden calificar como puntos de quiebre? ¿Cuál es el balance y qué proyección podría hacer?

A.F: En mi larga experiencia de análisis político, y militaba en la Democracia Cristiana nacional e internacional - donde me formé - nunca he visto nada tan desastroso. El Perú nunca ha sido un solaz. En lo época de Velasco eran los cubanos y los yugoslavos, luego  vino el terrorismo de Sendero Luminoso y la barbarie que sufrimos, pero desde el punto de vista político, ésta es la peor época, porque no hay un ejecutivo manejado racionalmente, ni tampoco hubo un congreso así. Y porque además cinco presidentes están acusados de robo.

Ddlc: Es decir, una corrupción de Estado.

A.F: Casi obligatoria por la Constitución. El ama sua no se aplica. Entonces, en una democracia limitada como la nuestra, nunca ha habido una situación tan dramática y difícil como esta.

El año nuevo siempre constituye una esperanza, porque va a haber una elección, digamos reducida, que permitirá que entre gente nueva a la política - aunque también gente vieja y mañosa, como siempre - pero hay algo que quiero explicar: mi referente para el análisis político, que lo trabajo con gente muy preparada.

Si uno no tiene una idea clara de lo que ocurre en el Perú, no puede hacer análisis ni promesa alguna: el país es pequeño y no puede solucionar solo sus problemas. Necesita apoyo de países e instituciones extranjeros, porque desde hace 65 años, el narcotráfico se incrementa en el Perú, y en este momento es gigantesco en relación a la economía peruana, y a eso se le añade el problema del oro ilegal - sin contar los otros (caza ilegal, pesca ilegal, minería ilegal) que maneja la mafia internacional (con países de Europa, de la región, Estados Unidos y Asia), y el oro ilegal que lo controlan los brasileños. Estamos perdiendo la guerra, y no solo del narcotráfico.

Ddlc: Y no solo esa, sino la del consumo. Pero esa es otra historia.

A.F: Queda demostrado históricamente que el país no está capacitado para luchar contra esas lacras, y la ayuda de la DEA  es menuda. ¿Entonces, si no puedo luchar contra estas mafias internacionales, cómo voy a luchar contra la corrupción? Ningún político lo ha precisado.

Y segundo: en el Perú no hay ciudadanos. Un ciudadano tiene que poseer 18 años, su D.N.I, un mínimo de conocimiento y un sentido de pertenencia, qué solo se ha aparecido en el fútbol. Entonces no tenemos ciudadanos ni partidos, y no puede haber partidos sin ciudadanos.

Ddlc: Por lo tanto, la consecuencia es esta situación política.  

AF: Efectivamente. Por supuesto que el análisis puede tener otros elementos: la economía internacional, la geopolítica, el enfrentamiento entre súper potencias, los precios de las materias primas...

En la actualidad existen 22 partidos ¿Cuántos cumplen con la ley, tienen locales, militantes, y escuelas de formación? Creo que el único es Patria Roja, es pequeño, organizado.

Siempre hay una esperanza en una nueva elección, pero la verdadera es la del 2021.

Ddlc. Claro, y ésta no es promisoria.  

A.F: Exacto.      

Ddlc: En el Perú se ha pasado de las tanquetas de Velasco, a los maletines de Montesinos, y ahora, a los contratos de publicidad estatal, propaganda, o consultorías, con gran parte de la prensa, que no son muy visibles.

A.F: Siempre ha existido, pero ahora es más evidente.

Ddlc: Ahora con firmas y sellos. La prensa se ocupa de algunos políticos, pero no de otros…

A.F: Sí claro. Y muchas veces tiene una línea errática, que se adecúa a la situación antes descrita. Hay que recordar que el dinero de Odebrecht se destinaba a las campañas políticas, y éstas se realizaban a través de la prensa.

Ddlc: ¿Cree que Montesinos, como ha esbozado la Fiscalía, pueda tener relación con el caso Odebrecht y demás?

A.F: No lo creo.

Ddlc: Y un sector de la prensa y la opinión insiste con esa idea.

A.F: Existe una distorsión total, donde los enemigos son culpables de todo, y eso significa poca capacidad de análisis. Funciona para distraer a un sector muy limitado, pero nada más.  

Ddlc: Entre tanto, en el juicio por Lava Jato no se inician, hasta ahora, los juicios orales.

A.F: Para empezar, es evidente que hay un abuso en el tema de las prisiones preventivas, y que básicamente se hace a favor o en contra de Keiko Fujimori.

Y en el tema de la corrupción, repito, hay que mencionar el problema de la droga, que incluye a todos los estamentos del país, incluidas las fuerzas del orden, sector público y privado.

Sin embargo, habría que destacar también que este fenómeno es nuevo. Desde los años 80, la droga llegaba de la selva, se iba a un paraíso fiscal, y regresaba. Eran los tiempos de un estado casi fallido.

Ddlc: ¿Y qué opina sobre el caso del BCP?

A.F: Toda la derecha peruana apoyó a una derecha populista. El problema ha sido, como es obvio, un manejo torpe.

Ddlc: Sobre el caso Lava Jato no se han allanado oficinas, ni se ha detenido a los directivos. Se habla de aportes y no de sobornos, y mucha gente que debería responder está tranquila. Por momentos, parece un espectáculo de fuegos artificiales.

A.F: No creo que llegue a tanto, pero es evidente que el sistema que incluye a la procuraduría, fiscalía y policía no tiene el mismo comportamiento frente a los mencionados o denunciados.  Y el asunto es claro: en otros países lo primero que se ha hecho es ingresar a las oficinas de Odebrecht.

Ddlc: Se han rodeado el objetivo, pero no se ha llegado a él.

A.F: Se ha hecho algo, sin duda, con presidentes detenidos o investigados, pero no se ha afectado mayormente a Odebrecht ni a las demás compañías. Hemos sido blandengues en muchos aspectos, en comparación con otros países. Y acá se manejaba dinero sucio que se dirigía hacia otras latitudes.

La corrupción está intacta, al margen de quienes estén apresados. Esos jueces que protestan ahora son los mismos. La lucha contra la corrupción es una farsa, y si algunos notables están presos, es gracias a Brasil, que se vio forzado a actuar por presión de Estados Unidos y Suiza. Ellos detienen a Odebrecht, y ante la posibilidad de ir a la cárcel, delata a sus ejecutivos, como se ve en Netflix.

Nosotros no éramos los que más hemos avanzado. Éramos los más corruptos después de Brasil, en este caso, como ya lo mencionamos, por el narcotráfico y el oro ilegal.

Ddlc. ¿En ese contexto, qué se puede esperar de la próxima elección?

A.F: Es posible que los nuevos elegidos caigan en la corrupción.

Ddlc: Eso que no hablamos del otro gran tema: la incompetencia del Estado.

A.F: Terrible, y por lo general no se ejecuta el presupuesto con calidad de gasto. El dinero que debe usarse para servir a los peruanos no sabe emplearse.

Esa ineficiencia es lo que les hace más daño a los pobres, y el gobierno de Vizcarra tiene el récord mundial de ineficiencia, con un equipo de ministros muy pobre. Están empleando funcionarios antiguos de muy bajo nivel, que provienen de los gobiernos anteriores, y los convierten en ministros y viceministros.

En el Congreso hay 1600 empleados, y todos los partidos han colocado a su gente. Entonces se requiere una solución de fuerza, y ayuda internacional para salir adelante: cada vez se produce más cocaína. Sale por el Callao, por avionetas que van a Bolivia. Bolivia y Brasil nos ayudan en este “negocio”.

Ddlc: Una suerte de cooperación internacional de la mafia.     

A.F: Exacto.

Ddlc: Por ende, el panorama político electoral es sombrío.

A.F: Tenemos una pésima derecha y una pésima izquierda. En el Perú hay politiqueros, y que llegan a ser politicastros, es decir ladrones que entran a robar. Esa es la verdad, y ojalá entren pocos de esos en los próximos comicios parlamentarios.   

Ddlc: ¿Se puede esperar algo importante del próximo Congreso?

A.F: Algo hará porque la opinión pública, porque la ciudadanía y la prensa va a presionar. Pero no creo que haga algo significativo que constituya una medida de mediano impacto para atacar los problemas del país.      

Ddlc: Dos partidos están, por ahora, a la cabeza, Acción Popular y Fuerza Popular ¿Cuál es su opinión al respecto?

A.F: FP está en muy mala situación por sus errores, el enfrentamiento entre hermanos, pero tiene un núcleo duro, y ése lo va a apoyar. De ahí que se restablezca, va a pasar mucho tiempo.

En el caso de AP tiene que solucionar sus problemas internos. No saben quién es su candidato. Si es Barnechea, Diez Canseco, o uno de la antigua guardia, no sé si puede ser el candidato el gobernador de Cajamarca, Mesías Guevara,

Además, tiene que definir si es de derecha o de izquierda. La lampa es conocida, y se espera que sea menos malo que los otros.

Ddlc: ¿Qué opina de Vizcarra, ahora que aparecen estas revelaciones? ¿Qué cree que ocurra con él?

A.F: El apoyará a algún candidato, Julio Guzmán o a Salvador del Solar, a quien ya incluyeron en las encuestas.  Hay algunos que me dicen que se quiere quedar, y va a tratar de hacer algo. Esa hipótesis no la descarto. ¿Por qué? Porque cuando se vaya puede acabar en la cárcel, sea por del Cusco o Moquegua.

Ddlc: Y la Sra. Fiorella Molinelli que firmó la adenda de Chinchero, sigue siendo presidenta de Esssalud.

A.F: Exactamente. Va a tratar de quedarse, o apoyará a uno que la defienda. A mí me ha defraudado, tuvo un gran triunfo con el referéndum, pero su equipo es cada vez más limitado.

Ddlc: Como periodista ¿qué opina de sus asesores de prensa?

A.F: Lo único que hacen es llevarlo a provincia y ponerle chullo. Como si estuviera en campaña.

Ddlc: Pero no es electoral, ni de gobierno, es contra sus enemigos.  

A.F: Para que lo vean. No tiene absolutamente nada que mostrar como logro.