Juan Velit: "En el caso de Venezuela hay que hacer una reingeniería"

El mundo sigue girando a pesar de sus problemas y conflictos. En esta ocasión, conversamos con Juan Velit, destacado internacionalista acerca de varios conflictos y asuntos que no por ocurrir fuera de nuestras fronteras, deberíamos sentir lejanos. Y eso va desde Venezuela hasta el Medio Oriente.

Ddlc: ¿Por qué no se fomenta el diálogo con la oposición venezolana en vez de enfrentarse con Nicolás Maduro, quien, al parecer, todavía cuenta con el favor de la oficialidad militar y policial?

J.V: En primer lugar, me opongo de manera frontal a una intervención militar, especialmente de los Estados Unidos, porque hay que recordar que en ninguna oportunidad se ha retirado de una manera tranquila, y los resultados han sido desastrosos.

En Irak ahorcaron a Saddam Hussein. Ese país no ha mejorado, y no solamente eso, ha continuado con su proyecto nuclear, además de apoyar a Maduro. En el caso de Afganistán se aliaron con los talibanes, y fueron ellos actores decisivos en los hechos del once de setiembre.

Y en América Latina, lo ha hecho desde 1826 en México, luego ha apoyado regímenes autoritarios como el de Videla en Argentina o el de Pinochet en Chile, y las juntas militares de Brasil, Uruguay, Paraguay. Esas juntas han quedado zarandeadas por la historia y las circunstancias políticas, y Estados Unidos ha tenido que asumir los costos respectivos.

Por otro lado, considero necesario hacer una reingeniería sobre el caso de Venezuela. Evidentemente, el 23 de febrero que se pensaba que iba a ser decisivo con la ayuda humanitaria, en vista que iba a impulsar a la oposición, no ha sido.

El señor Guaidó ha salido debilitado, no ha recibido el respaldo de la población que en su momento lo ha estado apoyando, y si bien es cierto que buena parte de las Fuerzas Armadas ha pasado a la oposición, todavía existe un núcleo duro que respalda al tirano.

Ddlc: ¿Cuáles deberían ser los pasos de esa reingeniería?

J.V: En primer lugar replantear el aislamiento de Venezuela, luego buscar negociar con el chavismo, y por supuesto, ofrecer opciones de salida para las fuerzas armadas y policiales venezolanas. Las  Fuerzas Armadas apoyan a Maduro, y habría que recordar a Napoleón Bonaparte cuando dijo que “todo se puede hacer con las bayonetas, menos sentarse mucho tiempo sobre ellas”. 

Ddlc: ¿Y sobre el caso de la intervención en Panamá, qué podría decir? 

J.V.: Lo que ocurre es que ahí gobernaba un narcotraficante como Noriega, pero hay que recordar que estaba al servicio de Estados Unidos. Cuando el dictador fue capturado y llevado a una cárcel en La Florida, fue esposado por la policía estadounidense. Esto es denigrante.

Ddlc: ¿Aunque sea un delincuente?

J.V: Se debió buscar otra fórmula, a través de la OEA, con una fuerza armada multinacional latinoamericana, sin intervención estadounidense.       

Ddlc: ¿Qué se podía esperar de la visita de Guaidó a Lima?

J.V: Era para reforzar la imagen del Grupo de Lima, ahora debilitada por la salida de Chile, y que han afectado a Guaido después de los acontecimientos del 23 de febrero, y la salida de Colombia. Además que muchos países como Uruguay mantienen una posición neutral y otros como Ecuador, Paraguay, no han tomado una decisión clara acerca del aislamiento de Maduro.

El venía a consolidar el grupo, y a buscar fórmulas de aplicación para aislarlo. Ahora Piñeira propone una nueva organización como Prosur-en vez de Unasur, la cual tenía un tinte ideológico de izquierda- con un matiz de derecha. Es decir, ambos van a enfrentarse, hay que buscar grupos que integren.

Pienso que se debe reforzar a la OEA y que los miembros pongan voluntad política y recursos económicos. No hay que olvidar que gran parte de su presupuesto proviene de Estados Unidos, y eso le da la posibilidad de marcar el ritmo, la OEA se puede reestructurar. 

Los recursos son para su gran aparato burocrático; financiado por Estados Unidos. Por ejemplo, la cooperación internacional a través de la AICD, maneja un presupuesto pequeño. Hace 4 o 5 años era de alrededor de 20 millones de dólares-lo digo porque era director de esa agencia y viajaba a Washington-17 ponía Estados Unidos, 2 Canadá y el millón restante los demás, con lo cual los demás estaban disminuidos, y EU dictaba la política. Eso se repite en todos los organismos de la OEA.  

Ddlc: ¿A partir de lo que usted dice, la caída de Maduro está cerca, o va a demorar más de lo que creemos, o afirmar eso es futurología?

J.V: Creo que es futurología, o un juego de adivinanzas. Pienso que ya está herido de muerte. Por primera vez tiene una oposición unida con un solo líder que cuenta con un respaldo internacional en la mayor parte de América Latina y Europa, lo cual lo debería obligar a negociar.

Ahora todo pasa por la voluntad de diálogo, pero repito, el fin de Maduro está marcado. Será pronto o no, dependerá de las circunstancias, porque debe estar evaluando dónde va y sus condiciones de salida. Y también rompiendo, quemando papeles, información confidencial que pueda constituir evidencia contra él y su régimen, caracterizado por la corrupción y las violaciones a los derechos humanos. La corrupción que ha ocurrido ahí no tiene parangón en América Latina.

Cuando caen Fujimori y Montesinos ya no sorprende a nadie, porque cuando jura Fujimori por tercera vez no hay ni presidentes ni embajadores de América y Europa, ni figuras políticas y diplomáticas- yo como congresista fui testigo- lo cual demostró su aislamiento. En el SIN salía humo por la cantidad de papeles y filmaciones que se quemaban. En el caso de Venezuela tiene que pasar lo mismo, por la corrupción y temas como narcotráfico.

Le cuento como anécdota que el año pasado hubieron tres oficiales de las Fuerzas armadas que fueron designados directores de PDVSA, la petrolera de Venezuela y una de las más importantes de América Latina, hoy muy venida a menos, en un país que tiene la reserva más grande del mundo.

Los oficiales estuvieron un año al frente de la empresa, y después huyeron del país con mil millones de dólares. Cada uno se embolsicó, aproximadamente, 350 millones en un año, es decir, casi un millón diario. Esa gente tiene que desaparecer evidencias, y pensar en su refugio.

El sistema de interconexión entre los sistemas bancarios y judiciales no permite tanta libertad como antes en el manejo de fondos. Países como Suiza, Luxemburgo y Andorra van a mantener el secreto bancario, porque cuando devuelven el dinero de los corruptos, se quedan con el 10%. Para ellos es un negocio.

Ddlc: ¿EI EI ha perdido peligrosidad, a partir de su derrota en Siria?

J.V: Creo que es peligroso afirmar eso, puede llevar a bajar la guardia, y el Estado Islámico (EI) en este proceso germinal en cual está en cualquier momento puede realizar una acción terrorista inesperada, como la que han realizado últimamente en Turquía y Siria.

El EI no tiene la energía de hace un año. Ha sido duramente golpeado, no por las fuerzas armadas estadounidenses, sino por las rusas, sirias, e indirectamente por los servicios de Inteligencia de Europa e Israel, y ello ha ocasionado que disminuya su capacidad operativa, y haya tenido que retirarse de la mayor parte del territorio que habían dominado.

Llegó a tener territorios pozos en Siria, y además vendía petróleo a los países europeos, porque hay que mencionar que muchas veces los países llamados occidentales y de Medio Oriente tienen una doble moral, le compraban petróleo a este grupo terrorista porque era más barato que comprarles a otros países de la OPEP. El EI está golpeado, no desaparecido.

Ddlc: Como Sendero, que cuando era replegado, se recomponía y volvía al ataque. Además de tener células interdependientes, y que funcionan como una trasnacional del terror.  

J.V: Así es. Y muchas veces no tiene comunicación entre sí, de acuerdo con la escuela que creó Mao-Tse Tung, hace casi 40 años, y que empleó en la resistencia china, cuando  se produce la invasión japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, la cual comienza por Manchuria. Crean células que se comunicaban por un centro, no entre ellas.

Lo mismo ocurrió en la guerra de Vietnam, pero nosotros recibíamos información de que el Viet cong usaba este mecanismo, y uno se pregunta cómo un ejército de soldados sin mayor formación, con arroz en sus bolsas, alpargatas, y comida sencilla derrotan al mejor del mundo, que huye agarrado de las llantas, sostenido del estribo de los helicópteros de Hanoi.

En esa época era secretario de Estado el Dr. Henry Kissinger, quien llegó a proponer que se empleen bombas atómicas.

Ddlc: ¿Cómo ve las relaciones de EU con Rusia y China?

J.V: Actualmente existe una confrontación entre EE. UU. y China en lo que podríamos llamar el marco de una guerra comercial que siguiendo el principio de Tucídides, en la Guerra del Peloponeso. Si el impasse no se soluciona rápidamente podría devenir en un enfrentamiento armado.

El caso de Rusia es el tradicional enfrentamiento que se arrastra desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y que a pesar de haber terminado la "guerra fría", ha tomado otra característica y de alguna manera continúa acrecentada por varios factores, uno de ellos es el caso Venezuela donde pareciera que EE. UU. tiene una tentación intervencionista y Rusia ha anunciado que se opondrá. 

Ddlc: ¿Qué opina del interés de los catalanes por su independencia?

J.V: No olvidemos que lo que Ortega y Gasset dijo que España es un país invertebrado, organizado en base a reinos, cada uno de los cuales tiene su propia esencia, historia, y su identidad.

Los catalanes tienen una identidad muy fuerte, y cuando uno llega a Barcelona, lo primero que le dicen es que esa ciudad ha sido la capital de España, porque lo fue, tal vez hace unos 200 años, y en segundo lugar, durante la guerra civil, Cataluña estuvo con los republicanos y sufrió duramente la dictadura de Franco. Hoy esa región genera la mayor contribución a España, por eso dicen que vive de ella.

Ddlc: El problema es que no tienen los votos suficientes para independendizarse.

J.V: Ése es un asunto de ingeniería política. Es cuestión de captar votos, buscar propuestas, alternativas, para que su independencia no los aísle, porque los alejaría del viejo continente. Si ellos se separan, un visitante tendría que sacar visa, y saldría de la Unión Europea.

También hay que sentarse en la mesa y dialogar, sé que es difícil para ellos por su identidad, tesón y espíritu de rebeldía que tendrían que deponer o por lo menos morigerar. Suena fácil decirlo, al igual que cuando nos hablan de Arica, eso no se puede decirle así nomás a un catálan que, por ejemplo, se olvide su lengua, silenciada por Franco.

Ddlc: ¿Hay un proceso de chilenizacion de nuestra economía, a partir de la falta de reciprocidad en las inversiones?

J.V: Pienso que no se aplica un criterio de reciprocidad. Cuando vamos a Chile a invertir en una industria o un negocio, nos exigen más requisitos de los que nosotros pedimos.

Además, existe un factor que es de nuestra responsabilidad: los empresarios peruanos, no son, por lo general, audaces, ni cosmopolitas. Son parroquiales, tímidos y acostumbrados a obtener una rentabilidad del 80%, cuando quieren invertir en ahí o cualquier otro país, y las circunstancias o normas los llevan a ganar sólo 30%, les parece muy poco.

Basadre dijo en 1942 o 1943 que los empresarios son mercachifles, acostumbrados a ganar muchísimo, explotar a su gente, y tampoco poseen la audacia, el espíritu aventurero de lanzarse a conquistar mercados extranjeros. Invierten 100 dólares, y quieren ganar 200 doscientos, y cuando ganan 100 los depositan en los Estados Unidos. 

Ahora, felizmente -hoy existe otro tipo de empresarios jóvenes, porque hay una movilidad social- que es el emergente que tiene una visión distinta y entiende que debe buscar otros mercados.

Ddlc: Basadre también decía que el Perú no tiene una clase dirigente, sino una clase dominante. Y eso incluye necesariamente, a la clase empresarial e intelectual.

J.V: Eso es cierto. A mí me enseñó él y Porras Barrenechea. Antes íbamos al congreso a escuchar a nuestros políticos a escucharlos, cuyas polémicas eran lides de oratoria, hoy en día nuestros parlamentarios dan pena, sino lástima.

Ddlc: ¿Qué opina de la CAN y que se puede hacer para potenciarla?

J.V: Es un grupo de integración cuyo liderazgo tuvo el Perú desde sus inicios, y que se fundó gracias a una iniciativa peruana, por ello es difícil que nuestro país proponga su desaparición.

Creo que se podría plantear su reestructuración, y también convocar a otros países como Chile, o Venezuela, que se fue de la CAN y podría retornar después de solucionar su crisis.

La sede de Lima siempre ha estado en el Perú. Tenemos una obligación moral e histórica.

Ddlc: ¿Cuál es el papel que podría o debería jugar en este mundo interdependiente?

J. V: Hoy que se habla de alianzas y grupos de integración, la región andina tiene su propia identidad, esencia diferente a la de Brasil, por obvias razones, ni con Argentina, Paraguay y Uruguay. Explotemos la identidad, a pesar de que es pequeña, y un pequeño proceso de integración, que puede darnos un potencial, y un perfil para enfrentar algunos retos.    

Ddlc: Además estos grupos e intereses se pueden armonizar con otros.

J.V: Miguel de Unamuno, que era catalán, decía eso. Todos caben en el mundo, si cada uno toca el instrumento que domina, de acuerdo con la pieza que la historia le asigne a cada uno.

Ddlc: ¿La delincuencia en nuestras fronteras ha aumentado? ¿Qué hacer?        

J.V: El aumento de la delincuencia en esas zonas podría responder al crecimiento de la migración venezolana por los puestos fronterizos, y es un fenómeno que está ocurriendo en muchos países.

Los países centroamericanos han empezado a sufrir de este mal y naciones como Costa Rica, que tradicionalmente ha tenido bajos niveles delincuenciales, está siendo azotada por gavillas de asaltantes y ladrones.

Creo que la solución inmediata sería solicitar a los que cruzan las fronteras certificados de conducta o constancias de antecedentes penales o policiales. Lo mismo que aumentar las dotaciones de agentes de seguridad, acrecentando el trabajo de inteligencia policial.