Inicio Nosotros Contáctenos
Lima, Sábado 16 de Deciembre del 2017  
COLUMNA DEL MES
Desarrollo de un programa espacial en el Perú
* Víctor H. Roggero - Luis Ángel Ruiz Fernández
(Publicado el 04/01/2010)

En diciembre pasado se realizó en el Congreso de la República el Foro Científico “Fortalecimiento de la Política Aeroespacial Peruana”, organizado con el apoyo de los congresistas David Waisman y Oswaldo Luizar. Dicho evento contó también con la colaboración de la ONG Centro para la Gobernabilidad y Desarrollo, presidida por la ex-congresista Dra. Doris Sánchez, promotora de la Ley 28799 que declara de interés nacional la aplicación y desarrollo del “Centro Nacional de Operación de Imágenes de Satélite-CNOIS” para la recepción, procesamiento, distribución y archivo de imágenes satelitales. 

En el acto participaron representantes de importantes instituciones públicas como el Dr. Ronald Woodman del Instituto Geofísico del Perú - IGP, el General(r) Carlos Tafur, Jefe del Instituto Geográfico Nacional - IGN, el Ing. Luis Maldonado del Instituto Nacional de Defensa Civil - INDECI, el Coronel Enrique Pasco, Jefe de la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial - CONIDA, los ingenieros Doris Rueda y William Llactayo del Ministerio del Ambiente - MINAM, y en el ámbito privado estuvo la Dra. Doris Sánchez y el Ing. DBA Víctor Hugo Roggero, Consultor Internacional en Ciencias Aeroespaciales, Aerogeofísicas y Geomática, quien expuso el Tema “La importancia de un Programa Aeroespacial en el Perú para garantizar el Desarrollo y la Defensa Nacional”.
 
Su propuesta establece tres etapas para el desarrollo aeroespacial en el Perú:
 
PRIMERA ETAPA:
 
Al disponerse actualmente del acceso a diversas imágenes de los satélites comerciales, disponibles en el mundo, se puede comprar esta información directamente. Con esta facilidad se pueden realizar diversas pruebas entre varios satélites con una inversión inicial mínima de entre US $ 300 y US $ 4000 por imagen, y entre US $ 1000 y US $ 10,000 para el software comercial de interpretación.
 
De este modo, se pueden satisfacer las diversas exigencias existentes como por ejemplo: control de los desastres naturales y artificiales, actualización de la cartografía, control de la tala ilegal de árboles, usos que se pueden desarrollar en función de la capacidad técnica que cada usuario pudiera haber adquirido.
 
SEGUNDA ETAPA:
 
Luego de acceder a las imágenes satelitales, se realiza el procesamiento de la información en la Estación Terrena Satelital. Dependiendo de cuántos y qué satélites serán elegidos por el Perú, la inversión puede variar entre los US $ 6 y 18 millones para los equipos de la Estación Terrena Satelital (equipos, programas y mantenimiento) y entre US $ 500,000 y $ 5 millones anuales por los datos a ser adquiridos.
Con el acceso directo se elimina la pérdida de tiempo actual que nos impide el acceso a cada órbita, la confidencialidad en las áreas a ser observadas, y permite compartir información entre usuarios del gobierno, sin costo adicional. Con el entrenamiento del personal para la operación de la Estación Terrena Satelital, el Perú también adquiere capacidad para operar en el futuro sus propias misiones satelitales.
 
TERCERA ETAPA:
 
El lanzamiento de un satélite peruano óptico y/o radárico se haría con la ayuda de un socio extranjero y luego de adquirir experiencia. Con los conocimientos y las experiencias adquiridas en las dos primeras etapas, el Perú tendría una mejor base para decidir qué sensores serían los mejor adaptados a las exigencias propias del Perú.
Saltando directamente a esta tercera etapa, sin la preparación en las dos primeras, el Perú corre el gran riesgo de seleccionar una misión basada en satélites inconvenientes y con un alto costo para el país.
 
COSTOS DE ESTA ETAPA:
 
1.- Costo de un Programa de satélites pequeños:
 
Varía dramáticamente basado en la capacidad del satélite, respecto a varios atributos:
los satélites comerciales de mayor resolución son los más caros: RADARSAT-2 (1-metro y con polarización total SAR) costó aproximadamente $300 millones.
Los Satélites ópticos sub-metro de alta resolución tales como IKONOS y EROS B están en el mismo rango.
 
2.- La inversión del programa israelita de EROS-B, que es un caso de prestaciones más pequeñas y con una resolución sub-métrica, estaría en el rango de los US $100 millones.
 
3.- Existen otras opciones como un programa con resolución pancromática de 2 metros y de 4 metros en modalidad multi espectral; esto se ajusta a la descripción del THEOS de Tailandia, que cuesta $120 Millones.
 
4.- No existe en la actualidad un registro sobre algún programa basado en satélites pequeños en el rango de US $ 8 o 10 millones, excepto alguno realizado por las universidades o los institutos de investigación, que tienen por objetivo probar el concepto de construcción de satélites, pero no el de satisfacer un requisito operacional.
 
5.- El más cercano precio a los US $8 y 10 millones es el SSTL Constelación de Control de Desastres (DMC). Este programa costó US $ 75 millones en el año 2000 para cinco satélites, cada uno con 40 metros de resolución.
 
6.- El precio fue posible porque cuatro países (China, Argelia, Nigeria y Turquía) acordaron participar y el gobierno BRITÁNICO acudió con los fondos gubernamentales para apoyar a su industria contribuyendo con la diferencia US $ 125 millones. 
 
7.- Existen empresas privadas del sector aeroespacial que trabajan actualmente en programas basados en satélites pequeños a pedido de clientes, una de ellas es el Rapid Eye con 6.5 m de resolución.
 
8.- Con aproximadamente US $100 – US $150 millones se entregan cinco satélites con 6.5 metros de resolución multi espectral cada uno, con un costo aproximado entre los US $ 20 y 30 millones cada uno. Este precio incluye el diseño de la nave espacial, el lanzamiento, el segmento de tierra para el control y la recepción/procesamiento.
 
9.- Si el Perú está decidido en llevar adelante un Programa de Satélites Pequeños, se tendría que encontrar rápidamente cinco potenciales participantes en este proyecto, cuatro socios para participar en un programa similar, aunque será casi imposible conseguir los US $20 o 30 millones por participante. Si se desea una resolución mejorada a los 6.5 metros se requeriría una inversión adicional por cada participante.
 
10.- Actualmente Chile está construyendo su satélite propio en colaboración con EADS. Bolivia, Brasil y Venezuela lo hacen con la colaboración de China. Ecuador ya dispone de su Estación Terrena Satelital en Cotopaxi y Colombia acaba de adquirirla, la que estará operativa en 14 meses.
 
El contenido de las exposiciones del Foro se discuten ya en varios blogs especializados. En ellos se comparte la preocupación que motivó la realización del Foro, y es que han transcurrido 3 años y 5 meses desde la promulgación de la Ley 28799 (publicada el 19/7/2006) y el resultado es desalentador, pues hasta la fecha sólo se ha concluido el Estudio de Prefactibilidad.
 
A esta norma se suma el Proyecto de Ley 3434/2009-CR del 27/8/2009 sobre el Plan Nacional de Desarrollo Satelital, enfocado en las telecomunicaciones. Este proyecto no hace referencia a la Ley vigente 28799, de modo que atomiza la política aeroespacial en el Perú, más aún cuando desconoce la rectoría actual del CONIDA en este ámbito, encargando al Ministerio de Transportes y Comunicaciones el desarrollo del citado plan, con el concurso de la Universidad Nacional de Ingeniería.
 
En uno de los blogs se afirma que la tecnología de los mini satélites de teledetección es más económica y avanzada que la tecnología de la Estación Terrena Satelital. Además, el Estado tendría un control irrestricto del satélite y de la información que genere.
 
Sin embargo, la tecnología consistente en una Estación Terrena Satelital es una de varias alternativas, como la de mini satélites de teledetección. Se trata entonces de seguir debatiendo sobre las ventajas y desventajas de cada una, y de otras tecnologías disponibles en el mercado.
 
Beneficios de una Estación Terrena Satelital
 
Entre los beneficios podemos citar que permite el acceso a diversidad de satélites y la capacidad de combinar la información.
Además, incentivaría el surgimiento de empresas pequeñas y consultoras que explotarían esta información, generando valor agregado y desarrollando nuevos campos de utilización, como la tecnificación del agro y la exploración minera, petrolera y gasífera. Nuestra posición insiste en que la Estación Terrena Satelital promueve el Desarrollo de la tecnología espacial en el país, sin asumir los costos mayores de un programa de desarrollo y lanzamiento de satélites. Además, se obtendría la información satelital de empresas con servicios ya acreditados.
 
Beneficios de un satélite propio
 
En el caso de esta tecnología, comparte con la Estación Terrena Satelital, su capacidad para expandir el desarrollo y la investigación aeroespacial, pero a un alto costo.
Además permite el acceso a imágenes de alta capacidad, con ágil control de altitud, permitiendo la selección de múltiples objetivos por pases y triple imagen estereo. Adicionalmente ofrece gran capacidad de almacenamiento a bordo, lo que asegura que las misiones puedan continuar recolectando información por varios días, sin bajada a la estación.
Provee también cobertura amplia y una construcción compacta lo que reduce su costo de lanzamiento. Actualmente existen versiones que tienen un ciclo de vida mayor a los 7 años.
 
Aplicaciones de la tecnología satelital
 
1.      Defensa
 
Acceso a información en tiempo real e integral, georeferenciada, lo que eleva la precisión de la información geográfica recolectada. En caso de conflicto, la plataforma satelital está fuera del alcance de armas adversarias.
Se puede activar un uso dual que implica reconocimiento y vigilancia ininterrumpida de áreas amplias y numerosos objetivos. Su uso además no tiene limitaciones de carácter político o geográfico, pues está conforme a convenciones de las Naciones Unidas. La información recolectada y procesada facilita la planificación estratégica y táctica, en tiempo real.
 
2.      Desarrollo.
 
Su uso es diverso, como en el trazado de mapas, planificación de infraestructuras, evaluación y control de desastres, control de recursos naturales y hasta en la tecnificación mayor del agro. 
 
El secreto del éxito no consiste en tener una antena de recepción de información, un satélite propio,  un pequeño grupo de expertos dueños de la verdad, o un conjunto de programas (Sw), sino más bien  voluntad política para hacer los cambios necesarios, personal capacitado con efecto multiplicador, grupos Independientes de las Universidades, Organismos Públicos, Ministerios, profesionales que utilicen ampliamente la Percepción Remota, acceso libre y permanente a la tecnología aero espacial,  grupos Multi Institucionales y Multi Profesionales activos y Planes de Investigación y Desarrollo Espacial en el Perú.
 
* Ing. DBA, Consultor Internacional en Ciencias Aeroespaciales, Aerogeofísicas y Geomática.
* Profesor Dr E.T.S.I Geodésica, Cartografía y Topográfica de la Universidad Politécnica de Valencia.


 

  En esta edición
  Documentos de interés
Inicio | Nosotros | Contáctenos | Términos y Condiciones
Copyright © 2009 - 2012 | DETRÁS DE LA CORTINA
Todos los Derechos Reservados
[ Visitas: 306435 ]